Las copas ideales para disfrutar un vino chileno

Para poder disfrutar de un buen vino, especialmente de un vino chileno, es necesario tener en cuenta diversos factores como su añada, el material del corcho, la temperatura, el maridaje, etc. Y las copas tienen una importancia fundamental para poder resaltar las cualidades de cada cepa, ya que a través de ellas hacemos contacto con el vino.

La copa debe ser de cristal liso y transparente. De esta manera, se conseguirá destacar la nitidez del vino, pudiendo observar perfectamente su color. Acaso, ¿a quién no le gusta fijarse en las tonalidades de un Gran Reserva Cabernet Sauvignon?

A continuación podrás conocer qué copas te ayudarán a disfrutar mejor de cada vino, según su tipo:

Vino tinto

Por ser de sabores fuertes y complejos, el vino tinto necesita suficiente espacio para respirar y liberar sus sabores y aromas. Por eso, lo ideal es servirlo en copas grandes para que se pueda mover y airear mejor.

Las copas de Burdeos están diseñadas para vinos con cuerpo como los Cabernet Sauvignon y los Merlot; en tanto que las copas de Borgoña están enfocadas para catar vinos más ligeros como el Pinot Noir.

Vino dulce

Este tipo de vino es ideal para hacer un maridaje con postres. La copa indicada para los vinos dulces, como el Tarapacá Late Harvest, debe ser más pequeña para que el vino se dirija a la parte posterior de la boca, y así no hastiarnos con su dulzor. Además, este tipo de vinos contiene mayor cantidad de alcohol, por lo que una pequeña porción es perfecta para poder degustar y deleitar un buen maridaje.

Vino blanco

El vino blanco normalmente se sirve a una temperatura menor que la ambiente, por lo que la copa debe ser más pequeña y delgada, pues a menor superficie expuesta, más se conserva la temperatura. Y en este sentido, la copa también debe tener un tallo alto para evitar que traspasemos el calor de nuestra mano al cáliz.

El diseño más clásico para este tipo de vino, tiene forma de U, y es más recto que una de tinto. Su función es equilibrar los complejos sabores y aromas de este tipo de vino.

La copa para un Gran Reserva Tarapacá Chardonnay y para vinos blancos de crianza, está hecha para destacar la acidez con una forma redonda y ancha en la parte inferior, y más estrecha arriba.

Espumante

Las copas más características para esta variedad, son las que tienen forma de flauta, con una boca estrecha para concentrar su aroma y las burbujas, haciendo que estas perduren por más tiempo, pues la efervescencia es la cualidad que destaca a los espumantes.

Además de tomar en cuenta esta guía, recuerda tener tus copas limpias y secas para poder aprovechar y disfrutar al máximo el potencial y maridaje de cada vino chileno

Déjanos tu Opinión

Temas Relacionados

Noticias

Los mejores gadgets para el Gran Reserva de Chile

VER MÁS

Maridaje

El Gran Reserva de Chile y la música: el maridaje perfecto

VER MÁS

Reconocimientos

Por qué disfrutar un vino chileno premiado

VER MÁS

Vinos Relacionados

Gran Reserva Tarapacá Etiqueta Negra